De azules y libros

SUCEDE... QUERER HABLAR CON LOS LABIOS CERRADOS; TANTOS COLORES IGUALES EN LAS CABEZAS DE TANTA GENTE DISTINTA... POR DONDE PASA UNA PERSONA PASA SU NOVELA... LIBROS LLENOS DE AZULES, DE AZULES Y DE LIBROS...

jueves, abril 27, 2006

Hay que creer en el milagro mundano



La primavera siempre me saltó las lágrimas, pero no como este año (creo que derepente me dio alergia).
Vuelvo del concierto de mi generación con los ojos hinchados, una versión de los Rolling sentados en el césped.
Hace años hubiera llorado de imaginarme simplemente ahí sentada, ahora es la falta de pretensión de los momentos especiales es lo que me emociona.
Llego a casa y una canción me recuerda a un viejo amigo, como en esos programas de dedicatorias de la radio le dejo unas palabras en el Messenger.
Planeo otra sorpresa para una amiga y me siento un poco más vieja, aunque con entrar en mis viejos vaqueros me conformo, ya llegará la sabiduría más adelante, como llegaba en la adolescencia, con todas esas historias por primera vez, historias que nadie excepto yo, había vivido y sentido antes, por eso sabía que nadie me entendería.
Hacía tiempo que no disfrutaba tanto de un día personal.
Estaba demasiado triste como parar robarle más melancolía a los días, a la primavera, a los domingos como este, al diario sobre el que escribo, a los amigos que llevo tiempo sin ver.
Pero pasaron los días grises y vuelvo a sentir la belleza de la decadencia sin que me haga daño, la vuelvo a utilizar para sentir.
Supongo que al fin y al cabo, hoy es un día muy feliz.

Perdón por llevar tanto tiempo sin escribir, pero resulta que he descubierto que tengo una vida, y por tanto mis horas en Internet han menguado para dar comienzo a estreses académicos, sociales, personales, intelectuales, vuelvo a sentirme muy viva.
Esta sábado quizá vaya a la playa, el lunes al concierto de Marlango, Niños Mutantes, y mi queridísimo Quique González (del que tomo el titulo de este post) y el martes y el miércoles: las cruces, así que si alguien piensa venirse por aquí dadme un silbidito.
Espero que todos estéis bien
Por cierto, la foto es un acontecimiento histórico,"yo con tacones" pero es que en semana santa estuve en mi pueblo (Cabra) y se los cambié un rato a una amiga para que descansara, jijiji.
Caye que reaparece sonriente tras semanas de ajetreos soleados.

Etiquetas:

5 comentarios:

Anonymous pinklady ha dicho...

Bienvenida, ya te echaba de menos...me gustan tus post, se nota que los escribes con el corazon, dejando que las manos fluyan solas por las teclas...

un beso, animo en todo!!!

;-D

8:47 p. m.  
Blogger ELI ha dicho...

Caye!!!!! por fin vuelves a escribir.
Un beso muy grande y aunque me alegro de que estes tan bien y te sientas tas feliz, no pares de escribir que la toledana aunque no lo creas, te sigue dia a dia desde aqui.
Ahhhh! yo tambien vuelvo a Turin.
Mil besitos guapa!!! y ponte mas amenudo tacones, que aunque se ve un poco borroso, te hacen una piernas muy bonitas.
jejej.
Ciao ciao!
Eli

10:46 a. m.  
Blogger Caracolo ha dicho...

taconea taconea la niña de azules y libros!!
al florecer entre juergas y ajetreos,.. es bello volver a verte...

sobretodo yo que ahora te puedo mirar con los ojos que me den la gana!!

J* independent race!

12:18 p. m.  
Anonymous pinklady ha dicho...

hola wapa
pues no, la historia del nombre fue porque en nochevieja me compre una peluca rosa y la tuve toda la noche puesta, mi hermana (que se llama rosa) me llamaba pinklady...jeje y de ahi viene.
si puedo cuelgo una foto en el blog
un besito guapetona
;-)

6:55 p. m.  
Blogger KahDa ha dicho...

Wapaaaa!!!

Veo que sonries.

Eso esta bien:)

Un besazo bizkoxitaaa!

Davide birrastoak,dandolo to!

9:56 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal