De azules y libros

SUCEDE... QUERER HABLAR CON LOS LABIOS CERRADOS; TANTOS COLORES IGUALES EN LAS CABEZAS DE TANTA GENTE DISTINTA... POR DONDE PASA UNA PERSONA PASA SU NOVELA... LIBROS LLENOS DE AZULES, DE AZULES Y DE LIBROS...

jueves, agosto 17, 2006

Esta es la canción de un viaje en furgoneta. Parte I

Primera imagen; aparcada y con las luces de emergencia puestas, se ve una furgoneta azul oscuro. Ya ha oscurecido y el viaje no ha hecho más que comenzar.
-¿Cómo llegamos al centro?? Si? Está bien, esperamos.
De repente la cámara está dentro del coche de unas chicas, abren las puertas entran con dificultad y con una cerveza en la mano, la Tata y Caye ríen y corren hasta llegar a la estación de autobuses.
Están en el sur, mucho mejor, están en Granada y deben seguir a ese coche.
De repente un bar con jarras de cerveza y buena música, y de repente todos beben ron en un plaza de nombre científico e impronunciable.
Hablan, ríen y se van alcoholizando; misceláneas de vidas diferentes y anécdotas dispares, proyectos de noche y personajes amenizantes en la ciudad en la que los malos son los buenos, y saludan con solemnidad “Buenas noches” los nacionales pasan de largo y ellos-nosotros seguimos bebiendo.
Hay noches en las que las cosas fluyen independientemente del ritmo que cada uno quiera darles, y sin saber por qué, dando igual que Ámina cogiera un vuelo a Londres a las 11 de la mañana del día siguiente, que los chicos de la furgo no tuvieran donde dormir y de que quedara un largo camino por delante, la noche decidió que había que bailar y beber hasta que fuera de día. Nada de cervezas, hoy es noche de alcohol destilado, hoy es noche de whisky.
Flores en el pelo, luces de colores, fotos sin flash, camareros absurdos, dj mentiroso, fiesta, alcohol, pista casi vacía, mescolanzas varias, más alcohol, besos, saltos, Nirvana y caídas, más música popera por favor, la cámara hace tiempo que se ha perdido, casi no queda tabaco.
Nos echan del bar, ha amanecido, fotos junto a los Jerónimos y una chica que quiere besar a una chica que no quiere ser besada.
Ahora hasta los Chawarmas están cerrados, camino a sierra nevada en la furgo, durmiendo al lado de unos burros.
A la mañana siguiente aún estoy borracha y mi él se cae de la cama mientras aún no se cree que debamos irnos de viaje.
Compramos en el DIA una ensalada de pasta que se alargó hasta convertirse en provisiones de cuatro días con sus cuatro noches destilación y fermentación incluidas.
Los personajes de esta historia dejan de estar diluidos por la noche pero aún no acaban de concretarse, al menos para mí, una novata entre ellos, porque la resaca aún causa estragos en mi cabeza y mi estómago.
Salimos hacia la playa buscando una RAVE, Málaga es la primera parada del giro por toda mi vida, Andalucía de Camarón y Delincuentes, Moruna y Portuguesa.
La cometa pudo volar en la primera playa, primeras desvergüenzas de quedarme sin la parte de arriba del Bikini, pero ni siquiera veo nada raro en la duda, 7 chicos y yo... es cuestión de mimetizarme.
Baños, juegos, ummm, sal y sol a partes iguales, arena y cerveza, pero la resaca sigue y ni siquiera hemos comido, volvemos a la nodriza a intentar hacer de comer. Los malagueños no son trigo limpio y nos han roto el cristal del conductor. Falta una cámara de Sun y la cartera de Comu.
Pero ni aún así hay visas de organización, el kaos nos invade y nosotros formamos parte de cada una de sus esperiales, casi preferimos comer y no creérnoslo, llega el bajón a las vísperas de una gran fiesta de desfase. Campi organiza la actuación, todos a la furgoneta rumbo a la comisaría, Tito es pura tranquilidad, es como mirar una valeriana, tiene un efecto sedante.
En la espera unos van a la comisaría, encabezados por Fer, el gigante de sonrisa fácil, puede ser el más niño, el más caótico, el más cucaracha o el más narcolepsico, pero es increíble el cambio de chip ante las cosas serias, papá Fer sabe que hacer, y yo me quedo mucho más tranquila, después de echarle la bronca a la de asistencia en carretera.
Pero mientras tanto los ánimos decaen, Vena no ve claro lo de la Rave, y ya empieza a plantearse que su querida Nerja es mucho menos problemática que la puta málaga de los cojones,
Hay hamburguesas de por medio, Guti Kampi y yo palpamos el desorden, un desorden estresante excepto por los momentos de gloria y descojone de sun y común buaa, dormimos en un pinar, nos cagamos en el TRIP, y rozamos la gloria de la Rave a solo unos metros de nosotros; el cristal no está arreglado, pero mañana dormimos Almería, pero eso, ya es otra historia...Continuará.

Etiquetas:

1 comentarios:

Anonymous oskar ha dicho...

hay la mama k me papa!!!! k recuerdos

6:58 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal