De azules y libros

SUCEDE... QUERER HABLAR CON LOS LABIOS CERRADOS; TANTOS COLORES IGUALES EN LAS CABEZAS DE TANTA GENTE DISTINTA... POR DONDE PASA UNA PERSONA PASA SU NOVELA... LIBROS LLENOS DE AZULES, DE AZULES Y DE LIBROS...

sábado, abril 26, 2008

Hasta pronto

A las nueve de la mañana estábamos en planta, hice la maleta en un momento y nos fuimos a casa de Merce, ella tenía que hacer una ensalada de pasta y yo un Salmorejo.Fue un momento caótico, su madre recién salía, el padre buscaba carbón, Mónica preguntaba si nos echaba una mano mientras entraba y salía de la cocina. -Se llevarán música Canaria a la chuletada ¿no?- Como te estás animando papá -Pues mira, os la voy a poner ahora-.Entre tomates, pimientos, batidoras, prisa -yo sin estrés, lo confieso, pero Merce al borde del colapso, bueno, más bien colapsada, tan cansada que estaba pasada de rosca “Fuu, estoy zumbada” decía.Yo si que estaba zumbada, que me había traído el teléfono fijo de Julia en el bolso pensando que era el Mobil, cuestiones que tienen que ver la resaca y el ritmo canario.Quizás fuera que yo estaba un poco técnica mixta, me iría directamente del merendero al aeropuerto, así que no podía darme del todo, estaba en "stand by" en un día que al final fue soleado y feliz -a pesar de discrepancias iniciales entre los participantes- y se veían los montes verdísimos, el cielo azulísimo y la guitarra de taller canario y la caja y hasta los niños pesados de al lado se acoplaron -aún no conocían el término medio entre la gracia y el peso, tal vez por inexperiencia-.La comida fue un éxito -Julia, que bien te sale siempre el mojo-.Y Pedrito también andaba por allí, tan tímido, tan tal cual, tan aún por sentir tanto por primea vez... Le regaló un Cd de "Reincidentes" a su hermana y pusimos la versión de "Playa Girón" que tienen de la canción de Silvio.Y la "Gota de rocío" luego, y "Una mujer con sombrero" y "Días y flores"... Alguna canción de Rogelio "La maleta" que es casi un himno en las islas.Y yo acurrucándome entre sus pliegues cada vez que podía, cerquita de ellas porque me quedaba poco -mira el Teide Caye- y casi miraba de reojo por si las moscas.Le cogía la mano a Merce y luego a Julia y así, tristona y alegre -no me quiero ir-, pero fuimos al aeropuerto y le pusimos una vela a Merce en una magdalena mientras me tomaba mi último barraquito.Las miraba de frente y no quería dejarlas ¿Podríamos aguantar otros tres años sin vernos ? No, está claro... también hay proyectos en la distancia y los sures donde vivimos se aproximan -no se te ocurra llorar-.Es buena la sensación de "no quiero irme" porque la ciudad vuelve a ser un destino de viaje, una prioridad en la planificación de unos días libres o una nueva opción a barajar a la hora de cambiar de casa por un tiempo.(Ilustración de Adarsh Kaur - www.naifyoupint.blogspot.com )

Etiquetas:

2 comentarios:

Blogger Adarsh Kaur ha dicho...

Hey, que relato tan caótico y a la vez emocionante, fué como estar dentro de una película mu rápida y entretenida. Me ha gustado mucho ver mi pintura en tu blog, es un honor y mas aún que te identificaras con mi trabajo y tus sensaciones....es la idea general, provocar cosas en la gente, cosas buenas en el alma.
Espero que sigamos en contacto, te dejo un saludo cariñoso y muchísimo exito en todos tus proyectos.

4:24 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

See Please Here

1:10 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal