De azules y libros

SUCEDE... QUERER HABLAR CON LOS LABIOS CERRADOS; TANTOS COLORES IGUALES EN LAS CABEZAS DE TANTA GENTE DISTINTA... POR DONDE PASA UNA PERSONA PASA SU NOVELA... LIBROS LLENOS DE AZULES, DE AZULES Y DE LIBROS...

jueves, agosto 09, 2007

Terapias


La mayor indignación siempre es propia, siempre es uno el responsable de sentir como siente, de temer lo que teme, pero culpamos a los demás de las tristezas e inseguridades "me ha dicho, me ha hecho, me ha defraudado..." pero es fácil decir culpa en vez de responsabilidad, porque alivia algo que no sabemos bien qué es pero que está clavadito como una espina, es más difícil mirarse las entrañas y aterrarse, es más difícil superar la ansiedad que tomar ansiolíticos. La envidia destructora que siempre tiene que ver con la mirada, con el registro Lacaniano de lo imaginario, es siempre alucinatoria, pero como repercute en lo real.Ser como se sea es no solo un placer o un problema sino una responsabilidad que debe asumirse. Yo aquí estoy, asumiéndola, pero a veces tanta responsabilidad duele en algún huequito. Como una mandorla en el cuello, prefieres escupirla o morir ahogado pero continuar con la asfixia es algo que no puede seguir sosteniéndose. Ultimadamente me duele la sangre, las piernas se cargan y las heridas tardan mucho en cicatrizar, los colores de los golpes parecen perpetuos y hasta oigo como fluyen las carreteras de mi cuerpo. Cada vez tengo más claro que es la psique la que enferma el alma, es la neurosis la que crea síntomas físicos, es la mente la que manda, y el cuerpo rudo pero ignorante, obedece. Las raíces son tan sólo un sueño romántico de atadura, Malouf lo decía bien claro; "no somos árboles, señores, podemos andar y tener raíces repartidas por el mundo, las personas o las canciones”. Es esa mi noción de patria, estar cerca de los que se me parecen y me sienten y no de los que he tenido al lado por simple vecindad.
Pero he aprendido un truco nuevo para vencer la nostalgia, algo que practico desde mi nueva raíz polaca, enseñarle un poco de algebra al cuerpo para que él también pueda sentir a pesar de la mente, para que él comience a ser sabio y en vez de enfermar la cabeza haga de bálsamo terapéutico y le dé una lección a esa pretenciosa. Tal vez sólo sea una cuestión de danza.

Etiquetas:

3 comentarios:

Anonymous JimLovell ha dicho...

Hola Kanlle!

Veras estaba el otro dia en la biblioteca y me topé con tu blog ya que lo habia visitado la persona de antes, le eché un vistazo y tenia muy buena pinta. Hoy que he vuelto a Granada ya le he podido echar un vistazo más tranquilo. Lo que me ha dado tiempo a leer por ahora me parece muy bueno y escrito con mucho sentimiento y sinceridad algo que falta en estos tiempos.

Por ejemplo, el texto de más arriba es terriblemente real. Muchas veces solemos caer en el victimismo o en ponernos la venda en los ojos y no querer ver la realidad. Casi todo lo que nos pasa es nuestra responsabilidad, y es un gran paso asumir esto.

Después de leer algunas entradas mas ya estoy echo un lio no se si eres una egabrense que vive en Granada, una polaca que estudia en Torino... XD
En todo caso se ve que eres una mujer de mundo, que siempre esta muy bien ;)

Yo soy egabrense y estoy estudiando Historia en Granada. A partir de ahora estaré atento a tu blog, un saludo!

9:26 a. m.  
Blogger kanlle ha dicho...

buenas, curiosa la vida no es cierto?? soy una egabrense que estudia en granada y que pasó un año en increible en torino (italia). pero me gusta moverme por ahí, y este año tocó Varsovia y la danza.
Nos veremos entre letras. bienvenido

4:44 p. m.  
Blogger La gata que vuela ha dicho...

Soy una granadina que alguna vez estuvo en Torino y conoció a una egabrense... te suena? Somos cabeza, emociones y cuerpo, es cierto, lo importante es ser conscientes de que todo es parte de nosotros y que no debemos descuidar sino cuidar todas y cada una de ellas. El rtabajo físico para curar lo anímico o mental es bastante eficaz, es cierto, y viceversa.
De todas formas, igual que somos responsables de muchos de nuestros males, también lo somos de mucho de lo bueno que sucede a nuestro alrededor y, al mirarse dentro, además de buscar aquéllo que nos gustaría cambiar, hay que saber ver todo lo bonito de nosotros mismos, que es mucho!
Sobre todo en algunas personas, mi niña... jaja, sigo con mi onda jipi!
Besillo para tus preciosos intestinos

1:24 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal